Mineras no pagan $450 millones de canon superficiario por explorar

Observatorio K.

Entrevista de Salud Hernández a Guillermo Rudas La República Julio 18 de 2011

La bonanza minera llena bolsillos extranjeros y poco llega a las arcas públicas porque lo que las empresas del sector aportan en concepto de regalías, lo recuperan en buena parte gracias a una legislación demasiado generosa.

Esa es la conclusión que arroja un estudio del consultor, docente y economista Guillermo Ruda.

 

"Disparan las exenciones fiscales y llegan casi a anular las regalías. Pasan de $6 billones de regalías en el 2007 y exenciones tributarias de menos de un billón, a regalías de $6,5 billones en el 2009 y beneficios fiscales de $3,5 billones. Más de la mitad de las regalías se las están devolviendo. Permiten deducir las inversiones como si fueran costos de producción y con ello se anula prácticamente la obligación de impuesto a la renta", afirma Ruda.

 

¿Qué sentido tiene eso si hay tanta demanda?

 

Ninguno. Es una de esas estrategias improvisadas que uno no logra entenderle la lógica. Los países, en general, lo que están manejando en la visión moderna es que el porcentaje de regalías crece a medida que sube el precio. En el caso de los minerales y los hidrocarburos, los precios están muy elevados y las regalías siguen siendo idénticas. Estar con tarifas del 4% en oro y del 12% en la sal de la Guajira no tiene ninguna presentación.

 

Y eso ¿por qué es? ¿Somos bobos? ¿Nos midieron el aceite y saben que nos bajamos los pantalones?

 

Yo soy precavido al tratar de buscarle explicaciones a los hechos. Lo que estamos mostrando es que esas medidas de protección a la inversión en esas magnitudes se contradicen con la situación actual en la que hay una necesidad de disminuir el déficit fiscal. Es más, en buena medida son los orígenes del gran déficit fiscal nacional. Si uno está exonerando de impuestos a quien puede pagarlos, y no logra disminuir los gastos, obvio que lo que genera es déficit.

 

¿Siguen, pues, dando lo que pidan a cambio de cuatro espejitos?

 

En junio del 2009 se aprueba la reforma del código minero, el Presidente de la República la objeta y la sancionan en febrero del 2010. En esos meses se titulan 3,5 millones de hectáreas.

Uno dice, ¿por qué objetaron la ley y empezaron a disparar títulos?

 

Pero si nos sobra demanda, ¿no podría el gobierno regular como quisiera?

 

Tendría la capacidad de negociar con los agentes externos en una manera razonable, a favor del país. Debe haber una intención especulativa de muchos en las bolsas. Pero, ¿por qué tenemos que regalar los títulos mineros para contribuir a esa bolsa especulativa? Si necesitan esos títulos mineros, pongámosle un precio razonable.

 

Y luego está el desastre ambiental. Usted recuerda que un grupo de investigadores de once universidades gringas señalan que la minería a cielo abierto causa daños irreversibles y no se debe permitir. Y aquí hay una mina de 30 kilómetros de largo, de la Drummond, en Cesar. ¿Entiende eso?

 

El ordenamiento territorial se está haciendo ahora en las oficinas de negociación de los mineros y una institución del sector público terriblemente debilitada como es Ingeominas.

Pasó de ser un Instituto de investigación geológica a un Instituto de negociación de condiciones de exploración minera. No tiene sentido. Además hay una situación que he detectado: la legislación minera obliga a que en ese periodo de exploración -esas ocho millones y medio de hectáreas- estén pagando un salario mínimo al año por hectárea.

 

Eso me da una cifra muy por encima de lo que dice el ministro que tiene Ingeominas -$40 o 50 mil millones- para hacer vigilancia, ser una autoridad minera efectiva. Yo me pregunto, ¿están pagando ese canon superficiario o no? Son unos $450.000 millones anuales, alguien debería indagar.

 

¿Qué hacer, entonces, ante este panorama?

 

De cara al futuro, tenemos demanda de licencias mineras sobre el 43% del país -40 millones de hectáreas. Es imposible controlar eso. El gobierno central, a pesar de tener un discurso aparentemente propenso a hacer una protección ambiental, sus decisiones dejan mucho que desear.

 

Por ejemplo, dentro de las funciones que tiene el Ministerio de Vivienda está el manejo de todo el ordenamiento territorial del país incluyendo los Parques Nacionales. Eso no es ingenuo, tiene que haber algún interés para que quede en Vivienda. Todo gira alrededor de quien ordena el territorio y a mi juicio, si uno se descuida, terminarán ordenándolo las empresas mineras y las constructoras.

 

http://movil.larepublica.com.co/archivos/ECONOMIA/2011-07-14/mineras-no-pagan-450-millones-de-canon-superficiario-por-explorar_133071.php

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

portrevKav 13n1

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas