Mientras matan a líderes sociales, Duque polariza al país

Linea Conflicto Social y Paz

Por: Andrei Gómez Suárez La Silla Vacía

La miopía de Duque no es accidental ni ingenua. Su interés es dejar el camino listo para la re-elección del Centro Democrático

 

 

 

5f9b53178b3ad

Ayer, 29 de Octubre de 2020, intentaron matar a Feliciano Valencia, Senador de la República y Cesar Lopez, músico, en el Cauca. Ambos participaban en el mismo evento que conmemoraba el asesinato de la líder indígena Cristina Bautista.

En la Guajira, en el extremo opuesto del país, también hubo un intento de asesinar a la líder wayuu Irama Movíl.

Juana Perea, líder ambiental, no corrió con misma la suerte, no salió con vida del atentado. Fue asesinada ayer en Nuquí, Chocó. Una bala en su cabeza terminó con su vida.

Tres intentos de asesinato y una lideresa asesinada en un solo día revelan la intensificación de la guerra sucia en Colombia. El país está descendiendo, como en los años 80, en una coyuntura geopolítica genocida, mientras que el gobierno continúa polarizando a la opinión pública frente a la construcción de paz.

No es coincidencia que al mismo tiempo que esto ocurría en el país, el presidente Duque aprovechara su intervención en una conferencia internacional sobre justicia transicional organizada por la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), y apoyada por Suiza, para despacharse precisamente en contra de la JEP.

Además, obtusamente también utilizó el espacio para seguir promoviendo el odio en contra de los excomandantes de FARC comprometidos con la construcción de paz, quienes llevan marchando varios días exigiendo que el gobierno proteja sus vidas.

La miopía de Duque no es accidental ni ingenua. Su posición es parte del combustible que alimenta la guerra. No importa su imagen desfavorable, que ya alcanzó el 61%, su interés no es terminar su mandato con alta popularidad sino dejar el camino listo para la re-elección del Centro Democrático. Este partido busca instalar, junto con sus aliados políticos, el negacionismo como política de estado, para que haya responsables de un solo lado y para que algunas estructuras que han promovido la guerra queden intactas. Nada podría ser peor para la construcción de paz.

Las elecciones en Estados Unidos la próxima semana son clave para quitarle oxigeno a este populismo de derecha que nos ha condenado a un nuevo ciclo de guerra. Sin saber los resultados aún, vale la pena señalar que los colombianos debemos hacer nuestra parte.

La única forma de evitar la consolidación de una coyuntura geopolítica genocida es que la geopolítica mundial y la política nacional se alejen de la extrema derecha que ha recreado el miedo al fantasma del comunismo como estrategia para cerrar el espacio a las transformaciones estructurales que estaban en marcha gracias a gobiernos que habían empezado a escuchar el clamor social que exige la defensa del medio ambiente y el desmonte del capitalismo salvaje que destruye la diferencia y promueve el consumismo global.

No pueden matarnos a todos, pero sí pueden llenarnos de miedo. Frente al escalamiento de esta guerra sucia lo que debemos hacer es rodearnos de esperanza y valor para defender la bandera de la paz que es nuestro derecho.

Toda la solidaridad con Feliciano, César e Irima, no desfallezcan, y con la familia y amigos de Juana, que su ejemplo mantenga firme el compromiso con la construcción de una Colombia y un mundo en paz.

tomado de; https://lasillavacia.com/silla-llena/red-de-la-paz/mientras-matan-lideres-sociales-duque-polariza-al-pais-77298

NOTA RELACIONADA:

 

 

 

Déjanos tus comentarios


Código de seguridad
Refescar

Revista Kavilando

PORTADA KAVILANDO 11 2B

Publicaciones

Slider

Afiliados a

clacso

cc

Visitas